cirugiadecadera

¿Qué es una Prótesis Total de Cadera?

La prótesis total de cadera es una cirugía dirigida a reemplazar la articulación de la cadera que presenta desgaste del cartílago, esto produce aspereza y deformidad de la articulación, que dan lugar a dolor y limitación de movimiento. Con frecuencia habrá cojera y la pierna puede quedar poco útil y algo más corta.

La operación de sustitución total de la cadera consiste en reemplazar la cabeza del fémur gastada por una esfera que va unida a un vástago en el interior del fémur, y la cavidad de la pelvis (acetábulo) por una cazoleta que alberga a la esfera. Ambos componentes de la prótesis pueden fijarse al hueso por sí mismos gracias al tipo de material y a su diseño, o mediante un cemento especial en determinados casos.

El objetivo de esta nueva articulación es aliviar el dolor, disminuir la rigidez y, en la mayoría de los casos, restablecer la longitud de las piernas, por consiguiente, ayuda a mejorar la movilidad.

¿Cuándo se coloca una prótesis total de cadera?

Generalmente por artrosis de cadera (desgaste) en personas mayores (a partir de 60 años).

Pero también en gente joven como consecuencia de fracturas de cadera u otros problemas como, por ejemplo, necrosis de la cabeza del fémur, displasia de cadera, artritis reumatoide

¿Cuánto dura una prótesis?

Aunque cada vez duran más, las prótesis no dejan de ser sistemas artificiales que se desgastan con el uso. Hoy en día suelen durar un mínimo de entre 10 y 20 años. Tras ese tiempo, las que den problemas de desgaste, se deben recambiar. Afortunadamente, es habitual que duren incluso más tiempo sin molestias para el paciente.

¿Qué precauciones debo tener?

Durante las primeras 6 semanas deberá evitar posiciones de riesgo de luxación; o sea, que la nueva cabeza del fémur se salga de aquel recipiente que colocamos en la pelvis. Estas precauciones ha de aplicarlas en todas las situaciones, incluso cuando está sentado y cuando se acuesta o se levanta de la cama.

Hay cuatro movimientos básicos que debe evitar:

1- No cruce las piernas. Mantenga siempre la pierna operada hacia fuera de la línea media del cuerpo.

2- No doble excesivamente la cadera operada. No se incline demasiado hacia delante cuando está sentado, ni levante mucho la rodilla hacia el pecho. A la hora de sentarse y levantarse, tanto de una silla como del retrete, ponga el pie de la pierna operada mirando hacia fuera.

3- No gire la pierna operada hacia dentro. Ni tampoco gire su cuerpo sobre su pierna, por ejemplo tratando de alcanzar algún objeto estirando su cuerpo.

4- No es aconsejable acostarse en la cama sobre ningún lado los primeros días después de la operación. Sin embargo, se puede permitir girar sobre el lado operado con la ayuda de las enfermeras para realizar el aseo personal y, más adelante dormir, si lo desea, pero con una almohada entre las piernas.

¿Cuándo se vuelve a la normalidad?

Al alta deberá realizar ejercicios de fisioterapia dirigida a potenciar la musculatura y a retirar progresivamente el andador o las muletas. Eso suele suceder a las 4-6 semanas.

A partir de los 1 ó 2 meses, según el caso, ya puede:

  • conducir el coche, dependiendo de qué pierna sea la afectada
  • mantener relaciones sexuales (con cuidado)
  • retomar sus aficiones: pasear, bicicleta, cuidar el jardín, bailar, jugar a la petanca, nadar…
  • empezar a hacer las labores de la casa de forma progresiva; evite estar mucho de pie

Tras la intervención deberá realizar controles en la consulta de su traumatólogo con cierta periodicidad, algunos de ellos con radiografías. Este seguimiento evitará posibles problemas a largo plazo.